No siempre es fácil saber cómo abordar la limpieza, el desorden y la organización de la casa. De hecho, es difícil. Pero debería ser sencillo, o más bien SIMPLE. Si quieres un método sencillo y rígido para ordenar, el método SIMPLE puede ser el tuyo.

¿Qué es el método SIMPLE?

Lo descubrí en Real Simple, donde la organizadora profesional Kathy Jenkins exponía sus sencillos pasos para limpiar un espacio. El objetivo de seguir el método SIMPLE es actuar con rapidez y decisión en lugar de pasar demasiado tiempo dándole vueltas a la tarea. El acrónimo consta de seis pasos:

  1. Ordena lo similar por lo similar
  2. Identifica lo que quieres conservar
  3. Hazle un hueco
  4. Colócalo en contenedores
  5. Etiquétalo todo
  6. Establece una rutina

Existen algunas similitudes con otros métodos, especialmente con el Triángulo Organizativo, que exige colocar los objetos junto a otros similares y asegurarse de que todos tienen un lugar designado; y con el método de Peter Walsh, que le pide que cree pilas para lo que va a conservar y lo que va a eliminar. Aunque muchos otros métodos, como Core 4, también requieren que almacene sus posesiones en contenedores designados, SIMPLE es único por dos razones:

  1. El etiquetado es la clave. Tener un montón de contenedores de almacenamiento no es útil si no sabes lo que hay en ellos y no tienes un sistema para gestionarlos, por lo que incluso el uso de etiquetas básicas, como estas de estilo pizarra personalizables, es beneficioso, especialmente si no eres una persona organizada por naturaleza.
  2. Establecer una rutina. Ordenar es un gran primer paso, pero es sólo eso: un primer paso. Si no sigues organizando, corres el riesgo de acumular más desorden y tener que volver a ordenar. Establecer una rutina -por ejemplo, comprometerte a hacer un repaso rápido de los cinco primeros pasos cada mes- te ayudará a controlar los trastos y a mantener tu casa en orden hasta que se convierta en algo natural.

Para sacar el máximo partido a este método, no lo hagas todo a la vez. En lugar de eso, elige una pequeña sección de tu casa para ocuparte de ella cada día. Por ejemplo, prueba un día con el dormitorio y otro con el baño, o divídelo aún más, ocupándote de un armario, una encimera o una estantería cada vez.

image 27 05 2024 14 49 26

Por qué funciona SIMPLE

Esta técnica triunfa porque te da instrucciones claras, tiene en cuenta los principales retos y no deja mucho margen para la deliberación. Por supuesto, tú decides lo que guardas y lo que tiras, pero lo haces sabiendo que sólo puedes guardar lo que quepa en las cajas de almacenamiento que estás alineando. Algunos métodos dejan mucho espacio para el sentimentalismo o para tomarse el proceso con calma, pero éste consiste en ser decisivo y pasar a la acción. Si te cuesta motivarte para limpiar o decidir qué hacer, dale una oportunidad.

Consejos Adicionales

¡Las etiquetas son clave! Usa contenedores transparentes si puedes. Si no, etiqueta todos los lados para que no tengas que prestar atención a cómo devuelves tu contenedor a su lugar. Yo uso etiquetas con pin para contenedores de tela donde la cinta o las etiquetas no se adhieren. Solo escribe en el inserto de papel y deslízalo en el portatarjetas.

Otras Sugerencias para Mejorar el Método SIMPLE

  1. Digitaliza tus etiquetas: Utiliza aplicaciones de organización en tu smartphone que te permitan escanear códigos QR o utilizar etiquetas inteligentes. Esto puede facilitarte encontrar lo que necesitas sin tener que revisar físicamente cada contenedor.
  2. Involucra a tu familia: Haz que cada miembro de la familia sea responsable de su propio espacio. Puedes asignar tareas específicas de organización semanalmente para mantener el orden de manera constante.
  3. Utiliza el método KonMari junto con SIMPLE: Al decidir qué conservar, pregúntate si cada objeto te trae alegría, como sugiere Marie Kondo. Esto puede ayudarte a ser más selectivo y mantener solo lo esencial.
  4. Crea un sistema de rotación de objetos: Para los artículos de temporada, como ropa o decoraciones, establece un sistema de rotación que te permita guardar lo que no estás usando y hacer espacio para lo actual.
  5. Reutiliza y recicla: Antes de deshacerte de algo, considera si puede ser reutilizado o reciclado. Esto no solo ayuda a mantener el orden, sino que también es beneficioso para el medio ambiente.

Al implementar estos consejos adicionales, no solo seguirás el método SIMPLE, sino que también maximizarás su eficacia y te asegurarás de mantener un hogar organizado y funcional a largo plazo.

Recuerda, el objetivo principal es simplificar tu vida y crear un ambiente más ordenado y menos estresante. ¡Buena suerte con tu organización!

Accede a estas otras útiles guías