Su lavadora es uno de los electrodomésticos que más trabaja en su hogar, haciendo carga tras carga cada semana. Sin embargo, si bien es fácil suponer que el detergente que usa limpia la lavadora junto con su ropa, lo contrario bien puede ser cierto: los residuos del producto pueden adherirse a la tina de lavado, la puerta, las juntas y el funcionamiento interno, al igual que los restos de suciedad y mugre de ropa y ropa de cama.

Esto puede invitar a una mezcla de olores desagradables, moho, hongos y bacterias que pueden dejar la ropa menos que fresca. Además, permitir que se acumule suciedad en la máquina podría acortar su vida útil.

¿Con qué frecuencia debo limpiar mi lavadora de ropa?

Claramente, es importante limpiar la lavadora regularmente (los fabricantes recomiendan una vez al mes). Si bien no es una tarea particularmente exigente, el enfoque que adopte dependerá de:

  • El tipo de lavadora—Para la mayoría de las máquinas de carga frontal, el agente de limpieza va al dispensador de detergente. Para los de carga superior, el limpiador se arroja a la tina de lavado (también conocida como tambor) mientras se llena de agua. Los cargadores frontales pueden requerir una limpieza más frecuente, ya que la posición horizontal del tambor hace que sea más probable que se acumule el exceso de agua, lo que puede generar olores y moho. Los cargadores superiores con agitadores en lugar de impulsores pueden necesitar una atención especial.
  • Lo que recomienda el fabricante—Aunque ofrecemos orientación general a continuación, consulte el manual del propietario o el sitio web de la marca y siga las instrucciones para su modelo en particular. Desviarse de las instrucciones del fabricante podría anular la garantía.

Instrucciones para limpiar su lavadora

Paso 1: elige un producto de limpieza

Hay productos comerciales confiables diseñados para limpiar la tina de lavado, pero también se puede usar una variedad de productos básicos para el hogar. Los pros y los contras a tener en cuenta:

  • Los productos de limpieza comerciales generalmente vienen en forma de tabletas o como polvo en una bolsa . No hay medición involucrada, lo que las convierte en la opción más conveniente. No solo es fácil, estos productos están formulados para eliminar la grasa y los depósitos minerales.
  • Usar peróxido de hidrógeno, bórax o cloro líquido es mucho más económico. (El producto Renuv citado anteriormente cuesta alrededor de $15 por seis tabletas, mientras que OxiClean cuesta alrededor de $7.50 por cuatro bolsas). Las pautas generales aquí involucran blanqueador líquido con cloro para la tina y la junta, con jabón para platos y agua para otras partes.

Paso 2: Limpia el cajón

Abra el cajón dispensador extraíble del cargador frontal (consulte el manual para ver cómo hacerlo) y limpie bien todas las piezas con agua tibia y un poco de jabón para platos, empleando un cepillo de dientes suave viejo para cualquier suciedad persistente. A continuación, utilice un paño húmedo para limpiar el interior del compartimento donde encaja el cajón dispensador. Limpie todo hasta que esté completamente seco, vuelva a colocar las piezas y vuelva a insertar el cajón. Si el cajón dispensador no se puede quitar, pase suavemente un paño húmedo y un cepillo de dientes suave por las áreas accesibles, luego limpie con un trapo nuevo para secar.

Paso 3: libera el filtro

Un pequeño pero vital componente de la lavadora, el filtro de drenaje protege la bomba al mantener fuera el cabello, la pelusa y otros desechos que pueden obstruir. Por lo general, se encuentra cerca de la parte inferior, en la parte delantera o trasera de la máquina, detrás de una pequeña cubierta. Tenga a mano una toalla vieja y un recipiente de lados bajos para recoger cualquier fuga de agua cuando retire el filtro. Para limpiar, agítelo bien sobre el bote de basura y luego enjuáguelo bajo el grifo.

Paso 4: Quite la suciedad de la junta

Presione hacia abajo la junta de goma que recubre la puerta de su cargador frontal en el punto medio inferior de la puerta y retire cualquier objeto extraño (p. ej., bandas elásticas, monedas, púas de guitarra). Limpie bien todo el bolsillo de la junta con un trapo humedecido con agua y un poco de lejía para eliminar cualquier acumulación repulsiva.

Paso 5: Limpie la puerta y el exterior

Elimine el polvo, la pelusa o la suciedad de los lados y la parte superior de la máquina con un paño de microfibra o un trapo húmedo con un poco de jabón. Enjuague con un trapo simple humedecido con agua y use un trapo nuevo para secar. Para un cargador frontal, limpie el exterior y el interior de la puerta con un trapo húmedo o un paño de microfibra. Para una de carga superior, levante la tapa y limpie ambos lados, prestando especial atención al labio, un notorio colector de pelusas, con un cepillo de dientes suave o un trapo humedecido con un poco de jabón. Luego enjuague con agua corriente y seque.

Paso 6: Limpie la bañera

Haz el tambor cuando esté vacío y seco.

  • Una máquina de último modelo con un ciclo de limpieza de la tina tendrá la temperatura del agua, el tiempo y la acción preprogramados, así que simplemente elija este ciclo y agregue blanqueador a la línea de llenado del dispensador. Tenga en cuenta que este ciclo puede tardar una hora y media en completarse.
  • Para una máquina de carga frontal sin función de limpieza de tina, vierta aproximadamente media taza de lejía en el dispensador y haga funcionar la máquina en su ciclo más largo y más caliente.
  • Para una lavadora de carga superior, configure la máquina en su ciclo más largo con agua caliente y vierta media taza de lejía directamente en el tambor a medida que se llena. Luego haga una pausa en el ciclo y deje reposar la solución. Si la máquina tiene un agitador en lugar de un impulsor, consulte el manual para obtener instrucciones de limpieza. Después de aproximadamente una hora, reinicie el ciclo y deje que termine.

Paso 7: Ejecute un enjuague y centrifugado adicional

Cuando se complete el ciclo de limpieza, configure la máquina para un segundo enjuague y centrifugado. Si no lo hace, cualquier blanqueador residual en la tina podría desvanecerse o marcar su próxima carga de ropa de color u oscura. Cuando finalice el ciclo, deje la puerta del cargador frontal abierta o la tapa del cargador superior hacia arriba para que se sequen.

Vea nuestras normas de seguridad para COVID-19