Si usted ha renunciado a limpiar las habitaciones de los niños, ¡Todavía hay esperanza! Incluyamos a sus hijos en esta actividad; después de todo, es su habitación, ¿verdad? Ahora que estamos en vacaciones de medio año, sus hijos tendrán más tiempo para aprender a limpiar y mantener eficazmente una habitación organizada.

Siguiendo la rutina básica de enderezar, desempolvar y aspirar/limpiar, acompañada de creatividad y entusiasmo, los siguientes pasos y consejos útiles le ayudarán a involucrar a sus hijos en el orden de sus habitaciones.

Limpieza del dormitorio en cinco sencillos pasos:

1. Reúna todos los juguetes, ropa y desorden innecesarios que estén en el piso y en el camino. Coloque todo encima de la cama para quitárselos de encima.

2. Usando un plumero extensible, vaya alrededor de la habitación desempolvando las paredes en busca de telarañas. Asegúrese de comprobar las esquinas de los techos.

3. La forma más rápida de quitar el polvo es empezar en un solo lugar, trabajando alrededor de la habitación, dividiendo cada pared en secciones. Haga una sección a la vez; comience en la parte superior, muévase hacia el centro y termine en la parte inferior.

4. Una vez completado el desempolvado, estará listo para comenzar a aspirar. Use un toma corriente en el pasillo, o uno cerca de la puerta, para conectar la aspiradora y luego aspire hasta que salga de la habitación. El mismo procedimiento se puede utilizar para recoger el polvo.

5. Los artículos colocados en la cama deben ser devueltos al lugar al que pertenecen. A medida que aspira, reemplace cada artículo donde sea apropiado. También es un buen momento para deshacerse de los objetos que sus hijos ya no necesitan!

Para más ideas sobre cómo hacer de la limpieza un proyecto familiar, consulte nuestra guía sobre limpieza con niños.

Accede a estas otras útiles guías